Cualidades de un Misionero de Glenmary

Brother David Henley Glenmary Home Missioners Vocation DirectorLas clases del otoño ya comenzaron para los estudiantes en el programa de formación de Glenmary. Estamos encantados de anunciar que seis hombres estarán estudiando para convertirse en misioneros. De los seis, cinco se prepararan para el sacerdocio y el otro para la hermandad. Dos son de los Estados Unidos, dos provenientes de México y dos de Kenya-con un rango de edad de 18-32.

Las primeras dos semanas después de la llegada de los estudiantes, ellos participaron en un programa de orientación de Glenmary. La orientación fue un programa intenso con el propósito de "conocer Glenmary", que incluía reuniones con numerosos sacerdotes de Glenmary, hermanos y compañeros de trabajo para que aprendan acerca de los muchos aspectos de la vida en Glenmary. Durante esta orientación también se reunieron con estudiantes actuales y viajaron a un número de misiones de Glenmary para tener una experiencia de primera mano sobre las misiones, antes de comenzar la escuela.

Como Promotor Vocacional, tuve el privilegio de caminar con cada uno de estos hombres durante su proceso de discernimiento y estoy emocionado por la fina calidad de los que entraron al programa de formación este año. Cada uno es único y trae sus propios dones para compartir con la comunidad y las misiones. No son el mismo grupo de hombres que el fundador, el Padre Bishop, dio la bienvenida 75 años atrás, pero es interesante reflejar sobre el hecho de las cualidades que ellos poseen y que él buscaba en un misionero.

Recientemente tuve la oportunidad de volver a leer unos artículos que el Padre Bishop que escribió en 1939 sobre las vocaciones y las cualidades que son necesarias para poder ser misionero de Glenmary. "El joven que se prepara para las misiones de Glenmary no tiene que aprender a hablar chino", escribe en uno de sus artículos. Eso sigue siendo cierto, pero no creo que el Padre Bishop previo los cambios que han ocurrido en nuestras áreas de misión en los últimos 20 años. Todos nuestros estudiantes van a estudiar español durante su formación. Puede que no todos hablen español todavía, pero la mayoría del grupo de este año, ¡ya es bilingüe!

Otras cualidades que el Padre Bishop escribió que eran necesarias en misioneros nuevos en 1939 aun siguen siendo importantes hoy en día:

  • "El tendrá que estudiar en medio ambiente, el trabajo y las diferentes formas de la población rural..."
  •  "El tendrá que saber cómo dar primeros auxilios y remedios sencillos a sí mismo y los demás en caso de lesión o enfermedad en caso de que los médicos no estén disponibles..."
  • "Él sabrá cómo ayudar a los pobres e ignorantes a como tener mejores cosechas y tener un entorno sano..."
  • "Él sabrá cómo cocinar una comida que sea apta para comer. Él sabrá cómo remendar su ropa cuando sea necesario..."

Los misioneros de Glenmary es un grupo diverso de hombres que llevan una vida sencilla y se dedican a servir a los demás. Ellos saben cómo cuidar de sí mismos para que sus recursos puedan enfocarse en las necesidades de las personas a las que sirven. Durante los años de formación, los estudiantes se preparan específicamente a ser misioneros a la gente en Tierra de Misión EEUU. Como el Padre Bishop escribió: "Tenemos la intención de entrar a nuestro campo de misión tan equipado como las sociedades misioneras extranjeras entran al campo extranjero."

Y lo más importante durante la formación, es que se desarrolle la espiritualidad de cada estudiante y realzar sus habilidades pastorales-prepararlo para conectarse con un grupo de personas diversas y prepararlo para las necesidades que se encontrara cuando este en las misiones. Como el Padre Bishop dijo, "Por encima de todo y lo mejor de todo, él sabrá tocar los corazones de la gente sencilla con las verdades gloriosas y salvadoras del Evangelio de Jesucristo..." El regalo más preciado que podemos llevar con nosotros a las misiones es el amor de Jesucristo.