¿Cuando?

Posted: 7/9/2013

Eso es lo que los católicos que viven en los condados sin presencia de una Iglesia Católica piden. Ellos desean saber cuándo, la iglesia llegará a su condado. La respuesta para algunos es cuando llega Glenmary, mientras que las de otros tienen que esperar y rezar.

Dos sacerdotes de Glenmary, en calidad de miembros del Comité de Planificación de Misión de Glenmary, visitaron un condado sin iglesia católica en el sur de los Estados Unidos en 2010. La visita fue parte del trabajo de los miembros del comité para identificar nuevas áreas de misión que Glenmary podría servir durante los próximos 10 años.

Catholic Population US MapSe reunieron con el administrador del condado, quien les aseguró que no había católicos en su condado y que sus servicios no eran necesarios.

Al salir del edificio del condado, una mujer corrió tras de ellos. Ella les dijo, que de hecho, ella era católica. Pero explicó que tenía miedo de hablar durante la reunión inicial por miedo a perder su trabajo. Ella, de vez en cuando asistía a misa en un condado cerca y no estaba segura si había otros católicos viviendo en el condado además de ella y de su familia.

Por desgracia, su historia no es única entre los católicos que viven en áreas de misión que aún no reciben servicios por parte de Glenmary. La vida de estas personas a menudo significa no poder compartir con los compañeros del trabajo y amigos que son católicos porque tienen miedo.

Y para algunos, significa no poder asistir a misa o recibir los sacramentos porque la iglesia más cercana está a muchos kilómetros de distancia en otro condado, ya sea por falta de transporte, por limitaciones físicas, y/u otros obstáculos.

Aquellas personas que practican su fe están comprometidas y capaces de viajar largas distancias para asistir a misa cada semana, pero debido a la gran distancia, no involucrarse plenamente en la comunidad de fe o de involucrarse en ministerios parroquiales. Esas personas son los verdaderos héroes, ya que trabajan arduamente para mantener y vivir su fe. Pero incluso ellos admiten que la falta de apoyo y comunidad propia lo hace más difícil mantener su fe.

La ambición de Glenmary y el sueño de todos los Glenmarians es establecer una presencia católica en todos los condados de los Estados Unidos.

Criterios utilizados por Glenmary para determinar la necesidad de un condado de misión

 
  • presencia católica.
  • Un alto porcentaje de la población de gente que no asiste a ninguna iglesia. (Que no reivindica ninguna afiliación religiosa)
  • Alto porcentaje de la población que vive por debajo del nivel de pobreza.

 

En 1939, el Padre William Howard Bishop, fundador de Glenmary, escribió que la conversión de America a la Iglesia de Jesucristo es, consciente o inconscientemente, el anhelado deseo de todos los católicos fervientes en los Estados Unidos"

Hoy en día, existen más de 300 condados en el sur de los Estados Unidos sin una congregación católica o un ministro católico que residiera. La mayoría de estos municipios o condados se encuentran en zonas rurales acerca de los que ya están atendidas por sacerdotes de Glenmary, hermanos y colaboradores laicos.

Desde que se fundó Glenmary, misioneros han buscado las áreas olvidadas de los Estados Unidos y han trabajado para establecer una presencia de Iglesia Católica. El Comité de Planificación de Misiones continúa en la actualidad esa búsqueda. Además de las visitas a los sitios, se utilizan los datos estadísticos y otra información relevante para determinar la necesidad de la misión en los condados y hacer recomendaciones.

Un condado que encaja a los criterios de misión de Glenmary es el condado de Bledsoe, que se encuentra en la Diócesis de Knoxville. El condado no tiene una iglesia católica, el 21 por ciento de la población de 12,792 en el condado viven por debajo del nivel de pobreza, y el 77 por ciento de la población se declara sin afiliación religiosa.

En el 2011, el Padre Vic Subb y el Padre Mike Kerin del Comité de Planificación de Misiones visitaron el condado para darse una idea propia las necesidades de la zona y conocer a la gente.

Los misioneros organizaron una reunión para presentarse a los católicos locales y discutir la posibilidad de establecer una iglesia en el condado. Ellos pusieron avisos en los periódicos locales y en los boletines de las iglesias católicas en los condados de los alrededores, invitando a los católicos interesados a asistir.

La reunión se realizo en la iglesia metodista en la sede del condado Pikeville. Padre Vic y el Padre Mike no sabían cuantas personas asistirían- si es que, asistirían. Quedaron asombrados después de tener más de 30 personas que deseaban participar.

Todo el mundo estaba emocionado. ¡Había católicos en el condado de Bledsoe! Los sacerdotes escuchaban a los residentes decir una y otra vez, "Yo no pensé que había católicos en nuestro condado."

La gente escuchaba con entusiasmo cuando los sacerdotes explicaban la misión de Glenmary de establecer una presencia católica en condados donde la Iglesia no está presente de manera efectiva. La pregunta más común que los misioneros escucharon fue: "¿Creen que es posible que tengamos nuestra propia iglesia católica aquí algún día?"

Una mujer dijo que deseaba que su nieto pudiera ir a misa. "Tenemos que bautizarlo", dijo ella.
¿Pero sin iglesia, donde puede suceder esto?

En los últimos dos años, Glenmary ha aceptado las invitaciones de dos diócesis para asignar personal a cinco condados de misión en Tennessee y Georgia. Esa es una buena noticia para los que viven en Grainger, Union, Unicoi y en Tennessee y en los condados de Early y Randolph en Georgia.

Pero para los católicos en el condado de Bledsoe, las noticias no son buenas. Ellos aún no tienen iglesia católica. A pesar de que este condado y muchos igual que él, califican a los criterios de misión de Glenmary, no hay todavía los suficientes recursos financieros o de personal (sacerdotes, hermanos, colaboradores laicos) para asignar personal en los condados en necesidad.


Hoy en día, el Padre Vic se sigue reflejando en esa pregunta formulada en la reunión informativa hace un año: "¿Creen que es posible que tengamos nuestra propia iglesia católica aquí algún día?"

Él y todos los Glenmarians continuaran atendiendo el llamado del Padre Bishop de "ir a los lugares olvidados y abandonados, a la tierra donde no existen sacerdotes, a la tierra no-católica de América, para aceptar como bases de operación las pequeñas parroquias al límite que nadie quiere y de allí acumular pequeños puestos avanzados y parroquias donde ya no existe esperanza en ellas."

Y nosotros los Glenmarians oramos, que algún día el condado de Bledsoe sea uno de esos lugares.