El regalo más grande es Cristo

Posted: 12/26/2018

Por: Padre Chet Artysiewicz

   Una vez escuché el dicho: “La vida es como una pastelería italiana: no es tan buena como parece”.  No puedo estar de acuerdo con quien lo haya dicho.  ¡No creo que haya probado un cannoli o un tiramisú desagradable!  Me pregunto si ese autor tendrá la misma opinión sobre la Navidad, que no es tan buena como lo muestran en los comerciales.  Esto, hace plantear la pregunta: de que si no es así, entonces ¿por qué?

   Quizás el bombardeo de publicidad (escuché mi primer comercial de Navidad el 4 de octubre) nos dice o nos vende la idea de que “esto” o “aquello” será el elemento que hará que las fiestas sean perfectas, crea expectativas poco realistas.  Desde la combinación de pijamas hasta el teléfono más nuevo y el nuevo vehículo estacionado en la cochera, será lo mejor para alegrar el día.  Por supuesto, la palabra clave es “cosa”.

   Es cierto, las cosas son muy útiles.  Consideremos una lavadora.  Estoy muy contento de no tener que ir al río y lavar mi ropa en las piedras.  Pero aquí está la cosa de las “cosas”: otras cosas vienen y las reemplazan.  Las cosas, a pesar de todo su valor, son externas y su perfección se desvanece.  Entonces, si queremos hablar del regalo de Navidad verdaderamente perfecto, bueno, no podemos otorgarlo porque ya se nos ha dado.  Pero afortunadamente nosotros, ¡somos los que lo beneficiarios!

   Podemos llamar al regalo que Cristo nos da, un regalo personal.  Independientemente de las circunstancias de la vida, este regalo con Su promesa es sumamente perfecto. No hay distinción sobre quién puede o no puede pagarlo. Las cosas que damos y recibimos son meros símbolos de EL Regalo, ya sea que los artículos sean costosos o sean calcetines y ropa interior.

   En el resplandor de la Navidad, algunas veces personificado con agotamiento, saboreamos la alegría de la ocasión. ¿No fue genial hacer algo para hacer felices a los niños? ¿No fue satisfactorio donar juguetes y regalos para ayudar a otros? Y tal vez en la Misa de Navidad o en algún momento durante el silencio del día, nos damos cuenta de cómo Dios nos regaló a Jesús y con las implicaciones eternas que ofrece.

   Algunos especulan que los Reyes Magos eran ricos, pero a pesar de su estatus, hubo un anhelo más profundo que los condujo en su viaje. Sospecho que después de encontrar a Cristo, todos sus aspectos externos palidecieron en importancia.

   Como seres humanos necesitamos señales. Se necesita más que palabras para expresar amor. ¿Podríamos imaginarnos una señal mayor del amor de Dios por nosotros que la llegada de este niño al pesebre? Y en cuanto a los signos, a menudo hablan más que las palabras. Su profundidad puede resonar mucho después de que terminen los sonidos de las palabras. Pasamos el resto del año litúrgico y, francamente, el resto de nuestras vidas tocando las profundidades de este “signo divino” para nosotros. 

   Los mejores regalos son los internos, que duran y no se desvanecen con el tiempo. Conclusión: ¿Cómo podríamos mejorar el Regalo que es el mayor TE AMO en la historia del mundo? Nosotros no podemos. Por lo tanto, desde mi punto de vista, la Navidad puede no ser tan buena como lo muestran los anuncios, pero en un nivel más profundo es mucho mejor de lo que podríamos imaginar.

   Muchas gracias por todas sus oraciones y apoyo. De parte de los misioneros de Glenmary, les deseamos que tengan una bendita temporada navideña mientras continuamos desenvolviendo el regalo de Jesús todos los días.