Tres novicios profesan sus primeros votos

Posted: 6/15/2017

Charleston, W.Va.—  Tres novicios de Glenmary  profesaron sus primeros votos y se convirtieron en miembros de Glenmary Home Missioners en la misa celebrada el 8 de junio durante la Asamblea General  de Glenmary, en Charleston, W.Va.

José Carlos Miguel López, Samuel Mungai y Kenneth Wandera, leyeron y firmaron sus votos, en cuales se comprometieron por el periodo de un año a dedicarse al apostolado misionero en las áreas rurales de los EE. UU., y al estilo de vida de Glenmary. Este juramento también los compromete a practicar especialmente la pobreza, castidad, obediencia y oración.

José Carlos es originario de Chiapas, México. Samuel  y Kenneth son originarios de Nakuru y Busia en Kenia, respectivamente.

Los tres novicios se encuentran estudiando para convertirse en sacerdotes de Glenmary. Al profesar sus primeros votos, oficialmente se convierten en miembros de la congregación. Al continuar su formación, renovarán sus votos por lo menos tres veces más, antes de ser elegibles para profesar sus votos perpetuos, los cuales son un compromiso de por vida.

El presidente de Glenmary, padre Chet Artysiewicz celebró la misa y condujo la profesión de los votos en la diócesis de Wheeling, en la capilla Juan XXIII del Centro Pastoral en Charleston, W. Va. Los directores del noviciado, padre Tom Kirkendoll y padre Dan Dorsey concelebraron junto con todos los sacerdotes de Glenmary presentes.

“Es muy emocionante ver a los jóvenes comprometerse por primera vez en este camino” dijo padre Chet. “Estos tres jóvenes han venido de otros países, y han dejado mucho atrás. Ellos dejaron todo lo que les era familiar para dedicarse a la misión”.

El pasado mes de mayo, dos jóvenes en formación, Charles Aketch y Richard Toboso, profesaron sus terceros votos temporales. Ambos se encuentran estudiando para ser sacerdotes y serán elegibles para votos perpetuos en 2018.

La congregación de Glenmary Home Missioners  (conocida como Misioneros Católicos en América Rural), es una sociedad católica de sacerdotes y hermanos que junto con colaboradores laicos, se dedican a establecer la presencia católica en áreas rurales y pueblos de Estados Unidos, en donde la Iglesia católica no está presente.