"Hermano, ¿Puedas donar tu tiempo?"

Posted: 12/13/2016

Father John Rausch

Por Padre John S. Rausch

"La vocación del hermano florecería, si tan solo fuera entendida. Es el secreto mejor guardado de la Iglesia."

El hermano de Glenmary Jack Henn completó su mandato como presidente nacional del Conferencia de Hermanos Religiosos (CHR) en el 2016 y supervisó la asamblea anual, que llevó a cabo el tema "El Hermano en el Año de la Misericordia" Durante su mandato, CHR colaboró con otras conferencias de la Iglesia para iniciar la observancia de los Estados Unidos para el Año de la Vida Consagrada que abarcó el año 2015, y escribió una guía de estudio para el documento vaticano, Identidad y misión del hermano religioso en la Iglesia.

"Como presidente de CHR, traté de difundir la palabra sobre la vocación de un hermano, trabajando como expositor en varias conferencias religiosas", dijo el hermano Jack. "Glenmary me permitió el tiempo para asistir a reuniones nacionales. Este fue un compromiso de Glenmary para fomentar la discusión y una compresión más profunda de la hermandad."

¿Qué es un hermano religioso? Algunas palabras citadas nos ayudan a vislumbrar la joya de la hermandad, que refleja la luz de Cristo: "ministros de la misericordia", "vida consagrada", "misión."

"Realmente no existe una definición exacta de la hermandad", dijo el hermano Jack. "Un hermano hace un compromiso de por vida de servicio a los demás, usando sus dones y talentos. Se compromete a la pobreza, la castidad y obediencia, viviendo dentro de una comunidad de hombres con ideas comunes."

Después de que el hermano Jack terminó la universidad, trabajó tiempo completo pero considerando la vida religiosa, y fue durante ese tiempo cuando leyó un artículo de Glenmary en su periódico diocesano. Un viaje al sitio de programa voluntario de Glenmary, entonces en Vanceburg, Ky., le hizo darse cuenta de las posibilidades para su vida futura.

"Sirviendo a los pobres de las zonas rurales y conociendo a miembros de la comunidad de Glenmary- que era gente realista y común- fue lo que me hizo decidirme."

Él juró su primer voto en 1976 y celebró su 40 aniversario como hermano de Glenmary en el 2016.

Se le preguntó acerca de su tiempo más satisfactorio como hermano, y señaló su misión en Sylvania, Georgia. "Había una variedad de ministerios ahí, y yo estaba asignado con el Padre de Glenmary Frank Korzinek, cuya espiritualidad y pobreza me eran edificantes. Fue un regalo servir junto a alguien así." El Padre Frank fue el director del noviciado por 10 años.

Las oportunidades ministeriales en la ciudad del sur de Georgia incluyeron servir como un líder para los Boy Scouts, entrenando sóftbol y béisbol, y trabajando con los ancianos y los discapacitados.

"Conocí a mucha gente, y mucha gente me conocía. Tenía el orgullo de servir a la comunidad y a la Iglesia como un hermano."

En 1980, un establecimiento de boliche y pista de patinaje estaba sin uso en Sylvania, por lo que el hermano Jack y algunos ministros locales lo aseguraron para un centro juvenil. Vecinos locales y voluntarios de Glenmary acudieron a restaurar las instalaciones, y Glenmary aportó $10,000. La mayoría de las noches el centro atrajo a más de 100 jóvenes, que venían a patinar, jugar ping-pong y otras actividades. ¡Sin lugar a dudas, fue el primer lugar de integración social para los jóvenes!

Entonces, ¿Dónde están los hermanos el día de hoy y que hay por venir?

"La hermandad religiosa es la vocación más incomprendida, menos apreciada y, a menudo, la vocación menos reconocida en la Iglesia", dijo el hermano Jack. "Hay aproximadamente 4,000 hermanos en los Estados Unidos el día de hoy, pero este número está disminuyendo."

Muchas comunidades de hombres tienen tanto sacerdotes como hermanos, incluyendo, por ejemplo, los Benedictinos, Franciscanos y los de Glenmary.

"Cualquiera que sea la comunidad religiosa, los hermanos utilizan sus habilidades", reflexiona el hermano Jack. "Glenmary tiene posibilidades ilimitadas: enfermería, construcción, consejería, trabajo social. Una amplia gama de caminos están abiertos para los hermanos con habilidades únicas para servir en las misiones de los Estados Unidos."

El cree que la hermandad sólo puede crecer a través del ejemplo personal y el testimonio, tomando el tiempo para cada persona única. Se trata de relaciones, generosidad personal y compartir el tiempo.

"Mi esperanza para el futuro es una mayor comprensión de la vocación de hermanos religiosos por parte de los obispos, sacerdotes y laicos. Creo firmemente que la vocación de la hermandad religiosa florecería, si sólo fuera entendida. Es el secreto mejor guardado de la Iglesia."

Haz clic aquí para leer otras reflexiones misioneras. Y aquí para leer unas reflexiones del promotor vocacional.