El hermano: Mediador del amor de Dios

Posted: 12/13/2016

Glenmary president Father Chet Artysiewicz

Del presidente/ Padre Chet Artysiewicz

Los hermanos religiosos aman y sirven al pueblo de Dios de muchas maneras, usando sus dones únicos.

Nuestra comunidad de hombres de Glenmary está compuesta de sacerdotes y hermanos. La gente resume fácilmente una imagen y evoca observaciones tales como "¿Por qué no llegaste a ser sacerdote?" o "¿Eres un hermano? ¿Cuánto tiempo más te falta para que te conviertas en sacerdote?" La verdad es que... ¡Los hermanos religiosos SÍ llegaron hasta el Final! Su vocación de ninguna manera indica que "se detuvieron" de la meta. Es un llamado completo al ministerio. Los hermanos son fundamentales para ayudar a llevar a cabo la misión de proclamar la Buena Nueva, pero sirven en capacidades distintas que los sacerdotes.

El año pasado, en la fiesta de San Francisco de Asís (quien fue ordenado diácono y no sacerdote), la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada publicó un documento titulado Identidad y misión del hermano religioso en la Iglesia. Su amplio alcance abarca desde la naturaleza y la historia de la vocación de los hermanos religiosos hasta las aplicaciones modernas. En Marzo del 2017, se llevará a cabo un simposio para discutir sobre el documento en la Universidad de Notre Dame.

Mi propia introducción a los hermanos de Glenmary fue en 1963, cuando empecé un año de servicio como voluntario en una recién fundada parroquia de la misión de Glenmary en McConnellsburg, PA. El obispo venía a administrar la Confirmación la semana siguiente y tres hermanos habían venido de Cincinnati para arreglar el edificio y los terrenos para la primera Confirmación en la historia del condado. Trabajé codo a codo con ellos esa semana, y lo que me llamó la atención fue que, a pesar del hecho que estábamos trabajando duro de 10 a 12 horas al día, ellos parecían, ¡FELICES! En mi propia experiencia y en la de los demás, jornadas largas de trabajo y no recibir pago por horas extras no mantiene felices a los empleados. Pero por supuesto, este trabajo no era la tarea de los hermanos. Era su vocación, su manera de servir a Dios. Ese espíritu me impresionó mucho cuando tenía 18 años.

A través de los años, he sido testigo del ministerio de muchos hermanos de Glenmary. Los he visto sirviendo a los pobres, construyendo iglesias y salas parroquiales, atendiendo a los enfermos, haciendo amistad con muchos, construyendo puentes entre creencias diferentes, sirviendo en la administración y la formación estudiantil, administrando la parroquia, trabajando en fábricas, de entrenadores, consejeros y más. La lista continúa.

Tal vez pueda resumir mejor mis observaciones diciendo que los he visto SER hermanos de las personas que conocen. El título de esta columna (que se tomó del documento) simplemente indica ese hecho de una manera diferente. En Glenmary, hay un factor complementario en dos formas del ministerio, algo que nuestro fundador el Padre William Howard Bishop reconoció. Lo que motivó a esos hermanos en 1963 sigue siendo lo mismo hoy en día: el amor de Dios. Manifiestan su amor al Señor amando y sirviendo al pueblo de Dios de muchas formas diferentes, dependiendo de sus dones únicos. Nuestro propio hermano Jack Henn concluyó recientemente un período de tres años como presidente de Conferencia de Hermanos Religiosos (CHR). Usted puede leer sus pensamientos en el artículo del Padre John Rausch en este enlace.

En esta "la cuadrilla de hermanos", no hay dos personas iguales, pero cada uno contribuye como elemento al ministerio de Glenmary. Permítame parafrasear a San Ireneo, quien dijo que Dios es glorificado cuando utilizamos nuestros diversos dones y talentos. El santo podría señalar a nuestros hermanos de Glenmary como un excelente ejemplo de esa verdad. Los hermanos que están preparando para llegar sin duda traerán diferentes habilidades pero el mismo espíritu que observé en 1963-verdaderamente, mediadores del amor de Dios.

Haz clic aquí para leer otras reflexiones misioneras. Y aquí para leer unas reflexiones del promotor vocacional.