Siguiendo los pasos de Jesús

Posted: 7/30/2016

Hermano David Henley
Promotor Vocacional

La vida religiosa significa seguir los pasos de Jesús.  En las lecturas de los últimos dos domingos de junio, Jesús nos dio una idea de que quiere decir seguirlo:

"Entonces se puso a decir a todo el pueblo:- El que quiera venir en pos de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz de cada día y me siga.  Porque el que quiera salvar su vida, la perderá: pero el que pierda su vida por mí, ése se salvará." (Lucas 9:23-24)

"Mientras iban de camino, uno le dijo:-Te seguiré adondequiera que vayas.  Jesús le contestó: Los zorros tienen guaridas y los pájaros del cielo nidos, pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza."  (Lucas 9:57-58)

En estos versos del Evangelio de Lucas, da la impresión que Jesús lo está haciendo muy fácil para aquellos que desean seguirlo.  Y para hacerlo, debes de estar dispuesto a renunciar a su propia vida y ser capaz de vivir sin un hogar.  El sacrificio y la inseguridad hoy en día no son reconocidos como valores en esta época. Y por eso no nos extraña porque Jesús dice,
"La cosecha es abundante, pero los obreros pocos." (Lucas 10:2)

Es cierto que no es fácil seguir a Jesús.  Para hacer esto se requiere hacer sacrificios, ser contracultural,  tener el valor y confianza en Dios, entre otras cosas.  Apenas el mes pasado,  tres estudiantes de Glenmary renovaron sus votos en Glenmary: Los escuché renovando su compromiso practicar la forma de vida dentro de Glenmary, que incluye votos de pobreza, castidad, obediencia y oración.  Al profesar públicamente estas promesas es ser valiente y contracultural, y si requiere sacrificio y confianza.  Además, otros cuatro estudiantes de Glenmary se comprometieron a dar el siguiente paso en la preparación para hacer esas mismas promesas por primera vez; van a entrar en el noviciado de Glenmary, que es un paso es su formación que los prepara para profesar sus primeros votos dentro de un año.

Para alguien discerniendo la vida religiosa, estas palabras desafiantes de Jesús pueden parecer demasiado desalentadoras. ¿Por qué y cómo puede alguien hacer tales promesas hoy en día en esta época?  Pero al presenciar personalmente sus votos nuestros estudiantes pueden confirmar por los sacerdotes y hermanos de Glenmary que han vivido esas mismas promesas desde hace muchos años.
 
Este año en nuestra reunión de Glenmary, celebramos el 50 aniversario de dos miembros de Glenmary, el padre John Rausch y el Hermano Curt Kedley.  Su compromiso de seguir a Jesús como misioneros de Glenmary da testimonio al hecho que al vivir la promesa de seguir a Jesús se puede hacer con alegría.  El padre John dijo que el sacrificio está ahí, pero es como una madre que permanece toda la noche con su hijo enfermo.  Mirando hacia atrás, no parece ser un sacrificio absoluto, sino algo que he ha hecho con gran disposición por su amor a Dios y a los demás.

Platicando con uno de ellos (o cualquier misionero Glenmary) puede ayudar a alguien a discernir su propio llamado y darse cuenta que tanto el padre John y el hermano Curt verdaderamente y con alegría sienten que han sido bendecido a través de sus 50 años como miembros de Glenmary y que harían esas mismas promesas de nuevo el día de hoy.

Si las palabras en las lecturas del Evangelio te están causando preguntarte cómo se supone que debes tú seguir a Jesús y si estas siendo llamado a la vida religiosa, puedes ponerte en contacto a nuestra oficina para platicar con un sacerdote o hermano, y aprender como su voto como religioso le  ha ayudado a seguir a Jesús y acercarse más a Dios.

Si desea más información acerca de Glenmary Home Missioners o le gustaría hablar con alguien sobre cómo seguir su llamado a ser misionero, puedes llamar a 513-881-7494, o pónganse en contacto con nosotros a través de nuestro sitio Web, o envía un e-mail, o ponte en contacto a través de Facebook.

También puedes leer las columnas anteriores por el Hermano David en el sitio Web de Glenmary.