La alegría de ser un misionero

Posted: 12/1/2015

Glenmary Padre Dan Dorsey!Que emoción fue escuchar y ver al Papa Francisco cuando vino a los Estados Unidos! ¿Observaste sus expresiones faciales? Mi respuesta inmediatamente fue que se trata de un hombre de fe, y que la paz y la alegría de Jesucristo parecen ¡impregnar su ser!

El Papa Francisco es un misionero y no hay ninguna duda de su "alegría de ser un misionero."

Al reflexionar sobre mi vida como misionero, puedo ver esa misma alegría. ¡Que bendición con la que Dios me ha honrado en mi vocación!

A lo mejor te preguntas, en un mundo dominado y rodeado de violencia, odio y narcisismo: ¿A qué se parece ALEGRIA? ¿Cómo se siente? Si fueras un artista y estuvieras a cargo de crear una pintura sobre la alegría, ¿qué colores, texturas o imagines usarías?

Creo que el Papa Francisco nos puede ayudar a medida que empezamos a pintar una imagen de alegría. En noviembre 2013, publico una exhortación titulada La Alegría del Evangelio. Lo siguiente son algunas frases claves de este documento:

Sobre la alegría y evangelización—"Anunciar a Cristo significa mostrar que creer en Él y seguirlo no es sólo algo verdadero y justo, sino también bello, capaz de colmar la vida de un nuevo resplandor y de un gozo profundo, aun en medio de las pruebas." (La Alegría del Evangelio #167)

El Papa Francisco nos recuerda que la vida tiene retos, dificultades y dolor. La alegría que se encuentra en relación con Jesús no elimina estos, pero llena nuestra vida con verdadera alegría, no la alegría transitoria con la que nuestra cultura.

Recordemos las palabras de Jesús: "Pero solo permanecerán en mi amor, si ponen en práctica mis mandamientos, lo mismo que yo he puesto en práctica los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Les he dicho todo esto para que participen en mi alegría, y su alegría sea completo. Mi mandamiento es éste: Amense los unos a los otros, como yo los he amado." (Juan 15:10-12)

En la alegría y el servicio a los demás—"Para ser evangelizadores de alma también hace falta desarrollar el gusto espiritual de estar cerca de la vida de la gente, hasta el punto de descubrir que eso es fuente de un gozo superior. La misión es una pasión por Jesús pero, al mismo tiempo, una pasión por su pueblo."

Una de las mayores alegrías que Dios nos da como misioneros es la relación que tenemos con la gente que servimos. Es una relación única y especial, similar a la imagen bíblica de un pastor con sus ovejas. Que privilegio es servir a la gente de nuestras misiones y para compartir el amor de Dios con aquellos a quienes servimos.

Entonces, ¿A qué se parecería su pintura de alegría? Si estas discerniendo a ser llamado un misionero de Glenmary, te invito a venir y experimentar ¡la alegría de ser un misionero!

Haz clic aquí para leer otras reflexiones misioneras. Y aquí para leer unas reflexiones del promotor vocacional.