Decimosexto capitulo general de Glenmary

Brother David Henley, Glenmary Home Missioners Vocation DirectorEl mes pasado, Glenmary Home Missioners se reunieron en Charleston, W.Va., para nuestra decima sexta Capitulo General. El Capitulo General es un evento que ocurre una vez cada cuatro años. Es un tiempo en el que toda la comunidad de Glenmary, sacerdotes, hermanos, estudiantes, y trabajadores, se reúne para elegir a un nuevo consejo para Glenmary que lo compone nuestro presidente y dos vicepresidentes, así como también para discutir importantes asuntos relacionados con Glenmary y las misiones.


Durante el último año, los miembros de la comunidad de Glenmary preparados con diligencia por el capítulo a través de la oración y la reflexión. En la sede de Glenmary, nuestra oración diaria incluye una lectura de nuestro fundador, nos conecta con su visión y sueño. Toda la comunidad también reflexiono en las señales de los tiempos mediante la lectura de la exhortación apostólica Evangelii Gaudium (La alegría del Evangelio). Nos reuníamos en pequeños grupos por días mensuales de reflexión para compartir nuestros pensamientos en nuestra lectura designada. Gracias a las ideas del Papa Francisco, se nos recordó que la misión tiene una Iglesia y no que la Iglesia tiene una misión. En ese momento, también empezamos dialogar sobre las necesidades de la comunidad misionera y las misiones.

A medida que nos reuníamos para nuestro Capítulo General, no entramos a un modelo de negocio de conseguir un derecho de trabajo. Más bien, primero entramos a un retiro de cinco días, permitiéndonos calmarnos e invocar al Espíritu Santo antes de que hiciéramos cualquier decisión o propuestas específicas. Este retiro incluye nuevas reflexiones sobre La Alegría del Evangelio así como también la carta apostólica del Santo Padre Francisco a todos los consagrados con ocasión del año de la vida consagrada.

Después del retiro, nos reunimos en la capilla y comenzamos la discusión durante cual compartimos las cualidades que se necesita para el próximo Consejo de Glenmary. Finalmente, invitamos a los miembros de los cuales sentimos que poseían esas cualidades para discernir si podían permitir que sus nombres sean considerados para las oficinas de presidente y dos vicepresidentes. Después de un dialogo y oración, el padre Chet Artysiewicz fue reelegido como presidente, el padre Neil Pezzulo fue reelegido como primer vicepresidente y el hermano Larry Johnson fue elegido como segundo vicepresidente.

Después de las elecciones, celebramos una misa de Acción de Gracias y disfrutamos un banquete en honor a todos los miembros que habían servido en el Consejo Ejecutivo en los últimos años.

Al día siguiente, entramos a lo que llamamos nuestro capítulo de discernimiento. El espíritu del dialogo y de fraternidad que sostuvimos en el retiro continuo durante toda la semana, ya que hemos identificado los asuntos y temas que tenían mayor importancia en este pequeño grupo de misioneros. Algunas de esos asuntos incluyen un compromiso más profundo para promover las vocaciones, para encontrar maneras creativas para fomentar más vocaciones laicas misioneras, y para prepararse para el año jubilar de la misericordia.

Además, los hermanos y sacerdotes de Glenmary redactaron una declaración sobre el racismo. Esta declaración salió de nuestros intentos de reflexionar cuidadosamente sobre las señales de los tiempos y de nuestro deseo de ser constructores del reino de Dios. La declaración no sólo verbaliza nuestros esfuerzos para tomar una posición contra el racismo en nuestra cultura, sino que también nos llama a auto-examinarnos y nos compromete a hacer frente a las luchas de nuestras propias conversiones. Nos comprometimos a volver a nuestra reunión el próximo año e informar al grupo de lo que hemos hecho, llamándonos a la responsabilidad personal en este tema junto con los otros miembros de la comunidad de Glenmary.

El Capítulo de Glenmary cerró con una Misa de instalación para el nuevo consejo Ejecutivo. Pero los temas del capítulo, al igual que nuestro llamado a ser misioneros, no terminan. Hemos logrado mucho en dos cortas semanas juntos, pero tenemos mucho más trabajo por delante. Vamos a seguir para hacer frente a las necesidades de la misión, en oración, en los Estados Unidos y de cómo Glenmary puede, "salir de la propia comodidad y atreverse a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio." (Evangelii Gaudium, parr. 20)

Si desea más información acerca de Glenmary Home Missioners o le gustaría hablar con alguien sobre cómo seguir su llamado a ser misionero, puedes llamar a 513-881-7494, o pónganse en contacto con nosotros a través de nuestro sitio Web, o envía un e-mail, o ponte en contacto a través de Facebook.

También puedes leer las columnas anteriores por el Hermano David en el sitio Web de Glenmary