Hermano guía de turismo

Posted: 11/19/2014

Glenmary Brother Levis KuwaEl mes pasado tuve la oportunidad de dirigir mi primera gira de misión con hombres que están discerniendo su vocación. En este viaje, viajamos de la sede de Glenmary en Cincinnati a este de Kentucky, donde el Padre John Rausch participa en el ministerio de justicia en los Apalaches, un ministerio que abarca la economía, la dignidad de la vida y el cuidado de la creación. Al compartir una comida casera que preparo para nosotros, el Padre John describió su ministerio como el "empoderamiento".

A través de su ministerio el trata de restaurar la dignidad humana mediante el trabajo por la justicia y el empoderamiento de la gente en la lucha contra la pobreza, degradación ambiental y los salarios injustos. Entre las muchas historias acerca de su ministerio que el compartía, el describió como él y otros fueron recientemente detenidos durante una protesta apoyando los derechos de los mineros, salarios justos y atención adecuada de salud.

En el segundo día de nuestra gira de misión manejamos al este de Tennessee (Misión en Maynardville) a visitar a los hermanos Craig Digmann y Joe Steen, que nos invitaron a participar en un festival local comunitario. Después ese mismo día viajamos a Erwin, Tenn., misión de Glenmary, donde nos encontramos con un número de misioneros y compañeros de trabajo, incluyendo al pastor el Padre Tom Charters, el hermano Tom Sheehy, Kathy O'Brien misionera laica de Glenmary, y noviciado Paul Cottigham. Pasamos la noche en la misión y celebramos el día siguiente con Misa con la comunidad misionera en el sótano de una casa parroquial que alquilan.

Mientras estábamos allí, el padre Tom nos compartió el progreso de la misión, de cómo su primer hogar y base de operación era un apartamento, y cómo la publicidad en el periódico local fue utilizada para difundir la palabra. Nos dijo que la comunidad local recibió a los misioneros y miembros de la misión muy bien, y que los vecinos incluso permitieron que se estacionaran en el césped durante la misa dominical. La comunidad de misión continúa creciendo tanto en el número como en la fe. La congregación ha adquirido un terreno para la futura construcción de la iglesia, junto con muchos otros proyectos en curso.

El domingo por la tarde viajamos a una misión de Glenmary en Rutledge, Tenn. Ahí asistimos a Misa en español y nos encontramos con el padre Steve Pawelk y Charles Aketch, otro noviciado de Glenmary. Esa noche nos quedamos en sitio del Programa de Grupo Voluntario de Glenmary en Joppa Mountain junto a Rutledge. Nos dieron una cálida bienvenida y un recorrido por el nuevo sitio de voluntarios y pasamos la noche hablando de todas nuestras experiencias de misión con los gerentes voluntarios.

El lunes por la mañana tuvimos que empacar y regresar a la sede de Glenmary en Cincinnati. El camino nos proporciono con más tiempo para reflexionar sobre nuestro viaje, los lugares que vistamos, los misioneros que visitamos y los miembros de la misión y otros que compartieron sus experiencias de vida en los condados de misión. Al dar este rápido corrido, experimenté una sensación de alegría y renovación en mi propio camino vocacional. Al ver el maravilloso trabajo desafiante, que nuestros misioneros están haciendo y las necesidades que aún existen en nuestras áreas de misión, reafirmaron mi vocación. Y me hizo anhelar que cumpla mi educación y formación, y estar disponible para participar plenamente en este servicio de sagrada misión.

En este gira de misión vi los dones de cada uno son nutridos y canalizados por la comunidad de Glenmary hacia servir al mayor bienestar. Este enfoque nos permite encontrar el mejor uso de nuestros talentos y encontrar oportunidades para nuevos enfoques en nuestro ministerio. En las misiones de nuestra búsqueda es siempre mejor para servir a Dios y a su pueblo. A lo largo del viaje, también note que los misioneros tienen muchos y variados dones y que su trabajo conjunto ayuda a construir el reino de Dios. En estas misiones, utilizan sus talentos complementarios con el fin de hacer los equipos de misiones más eficaces.

Al explicar las misiones de Glenmary a los hombres participando en el viaje de misión, mis propias palabras me recordaron que se está haciendo mucho el bien, pero también que aún queda mucho por hacer. "La cosecha es abundante, pero los obreros pocos" significa para mí que en mi ministerio vocacional el "dueño de la cosecha" y me pide invitar a mas hombres a compartir el trabajo. Hablando de nuestras misiones con los prospectos (hombres discerniendo de ser parte a nuestra manera de vida) me ha hecho feliz de que nuevos hombres se están uniendo con nosotros para ayudar a continuar nuestra misión y seguir construyendo el reino de Dios.

Al escuchar a mis compañeros misioneros explicar sus respectivos ministerios, yo alcancé a ver el panorama de misión y sentí un gran sentido de pertenencia. Mes siento orgulloso de llamarlos mis hermanos y hermanas de Glenmary.

Estudiante de Glenmary el hermano Levis Kuwa, que ha estado trabajando en la Oficina de Vocaciones este semestre mientras continuo sus estudios académicos, escribe acerca de su experiencia de los principales hombres en viajes vocacionales de misión.