Una tarea aun no ha terminada

Brother David Henley Glenmary Home Missioners Vocation DirectorLas palabras proféticas del Padre William Howard Bishop de hace más de siete décadas siguen siendo cierto hoy en día: "Nunca hubo un momento en que la actividad misionera fue más necesaria en nuestra querida tierra de lo que es hoy en día."

El ministerio de Glenmary es de servir al "olvidado" y "descuidado" y las áreas de misión de los Estados Unidos que no se ha completado. "Es el reto aun no satisfactorio, una tarea aun no terminada" de acuerdo al padre Bob Dalton, ex presidente de Glenmary.

A pesar de 75 años de esfuerzo de Glenmary, un estudio reciente indica que hay 176 condados en los Estados Unidos que todavía faltan una presencia católica—ninguna comunidad católica de fe, ninguna iglesia católica, ninguna adoración católica semanal, ningún ministro católico.

En casi 1,000 condados, ubicados principalmente en los Apalaches y en el sur, la presencia católica aun sigue siendo menos del 3 por ciento del total, mientras que el porcentaje de personas que viven por debajo de la línea de pobreza sigue siendo consistentemente más alto que el promedio nacional.

En las áreas de misión de Glenmary, se les ha dicho a los misioneros, "Tu eres el primer católico que he conocido por aquí". Los funcionaros del condado, incluso han dicho, "No hay católicos aquí, sus servicios nos son necesarios".

Ocasionalmente misioneros y compañeros de trabajo no ha podido alquilar tiendas una vez que los propietarios se dan cuenta que sus propiedades serán utilizadas para celebrar la misa católica. Católicos aislados que pertenecen una pequeña minoría dudan en compartir su fe con los vecinos o decirles a sus empleadores que son católicos por temor a perder sus puestos de trabajo. En algunas áreas, los pastores de otras denominaciones cristianas todavía predican sermones anticatólicos en sus iglesias y en la radio.

En 1989, el Padre Frank Ruff, otro ex presidente de Glenmary, señaló que para hacer frente a las necesidades futuras en estos condados de misión católicas, nosotros "necesitamos una visión de la Iglesia católica en el Sur y para el Sur—una que nazca de la cultura del sur."

El último cardenal Joseph Bernadin, el mismo del Sur, reiteró su creencia diciendo en la celebración del 50 aniversario de Glenmary en 1989: "Simplemente tratando de implantar una visión del norte sobre la Iglesia en la tierra del sur no va a funcionar. No va a echar raíces, excepto entre los trasplantes del Norte que han migrado aquí. Una visión de la Iglesia en el Sur debe afrontar la realidad de la vida y la cultura del sur".

En su exhortación apostólica Evangelii Gaudium, el Papa Francisco dijo: "Cada cristiano y cada comunidad discernirá cuál es el camino que el Señor le pide, pero todos somos invitados a aceptar este llamado: salir de la propia comodidad y atreverse a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio."

Glenmary sigue buscando a hombres que están dispuestos a responder al llamado vocacional y prepararlos para hacer frente a nuestra misión actual y futura con necesidad de llegar a las "periferias" de la Tierra de Misión, EE.UU.

Esta visión y pasión del Padre Bishop para servir en la Tierra de Misión, EE.UU. han inspirado a los hombres durante 75 años. Ellos han sido impulsados por el amor de Cristo para ser Católicos misioneros a las regiones descuidadas de América. Y este desafío sigue existiendo en nuestro futuro.

Este artículo apareció originalmente en el otoño del 2014 en el Glenmary Challenge

Si desea más información acerca de Glenmary Home Missioners o le gustaría hablar con alguien sobre cómo seguir su llamado a ser misionero, puedes llamar a 513-881-7494, o pónganse en contacto con nosotros a través de nuestro sitio Web, o envía un e-mail, o ponte en contacto a través de Facebook.

También puedes leer las columnas anteriores por el Hermano David en el sitio Web de Glenmary.