Encontrando a mi familia

Posted: 10/9/2014

Glenmary Father Frank RuffYo no sabía que iba a pasarme cuando salí de la casa ese día en 1965. Yo era un sacerdote joven de Glenmary, asignado a un nuevo territorio de Glenmary en el norte de Georgia, en dirección este hacia Greenville, S.C., para encontrar Furman University, una escuela bautista. Había sido invitado por el presidente de la Unión de Estudiantes Bautista para hablar acerca de la Iglesia Católica en sus reuniones mensuales a las 6pm. Después de las formalidades durante la primera parte de la reunión, comencé a compartir mi fe y responder las preguntas de los estudiantes tales como "¿Qué es la oración para ti?" y "¿Cómo llegaste a la fe?

Entonces comenzaron a compartir su fe, como les pregunte lo mismo a ellos. Ninguno de nosotros quería parar cuando llegó la hora de terminar la reunión, así que continuamos compartiendo- hasta que el oficial de seguridad interrumpió a las 8:55pm con el anuncio que el edificio cerraba en cinco minutos. "Alguien sugirió que continuáramos en la biblioteca, ya que todavía estaba abierta. Y así lo hicimos, con la misma emoción, hasta que el bibliotecario llegó a las 10:55pm a decirnos que "la biblioteca cerraba en 5 minutos." En ese punto me fui a los dormitorios con unos de los estudiantes, y seguimos explorando nuestras experiencias de nuestra fe hasta temprano en la mañana.

No me di cuenta que yo había tenido una experiencia que cambiara mi vida hasta que desperté a la mañana siguiente con una nueva visión. Me habían enseñado como tratar otras iglesias con respeto, pero la noche anterior yo había aprendido que no son "otras iglesias"-son familia. Descubrí hermanos y hermanas que nunca supe que tenía. Descubrí al resto de mi familia.

Aunque esta experiencia ocurrió casi 50 años, durante el Concilio Vaticano II, todavía da forma a mi vida. Una vez que encontré al resto de mi familia, no podía decirles adiós y dejarlos. A través de los años, cuando tengo tiempo visito a los Bautistas, Metodistas, Presbiteriana, Discípulos de Cristo y la Iglesia de Cristo para unirme a ellos adorar a nuestro Padre común y comprometernos de nuevo a nuestro hermano, el Señor Jesús.

Durante mi ministerio, una de mis tareas de Glenmary fue trabajar tiempo completo (tres años) y medio tiempo (21 años) ampliando mi conocimiento y cooperar con los Bautistas. Y este pasado Junio, por vigésima quinta vez, asistí a la reunión anual de Convención Bautista del Sur. Leí cinco revistas protestantes regularmente y comunicados de prensa diaria de los Bautistas. No me parece laborioso porque me trae noticias de mi familia. A veces me enojo con ellos, pero ¿quien no se molesta en ocasiones con los miembros de familia?

Feligreses y amigos me han advertido de vez en cuando de tener cuidado de no perder mi fe católica. Aunque quiero a los evangélicos y he aprendido mucho de ellos, lo digo sin titubear que mi fe católica es más profunda y más fuerte y mi compromiso con la Iglesia católica es más firme a causa de ellos.

Actualmente soy un miembro anciano en Glenmary y me desempeño como ministro sacramental de las Iglesias Católicas en Elkton y Guthrie, Ky., celebrando la misa dominical y misas entre semana, así como otros sacramentos. Pero aun tengo tiempo y energía para participar en dos asociaciones ministeriales locales y servir en las comisiones ecuménicas diocesanas y de Glenmary. Me lamento las divisiones dentro de la familia cristiana y anhelo el día en que la oración de Jesús en la última cena se cumpla: "Te pido que todos sean uno..." (Jn. 17,21) ¡Que suceda pronto!

El Padre Frank Ruff, Miembro anciano de Glenmary, vive en Trenton Kentucky.

Haz clic aquí para leer otras reflexiones misioneras. Y aquí para leer unas reflexiones del promotor vocacional.