Reconociendo el llamado de Dios

Brother David Henley Glenmary Home Missioners Vocation Director¿Cómo sabe una persona si Dios lo está llamando?

En el libro del Éxodo; leemos que Dios se le aparece a Moisés en un arbusto ardiendo y dijo, "¡Ahora ve! Yo te envío al faraón para que saques a mi pueblo, los israelitas, de Egipto." (Ex 03:10) Mientras oraba, San Francisco de Asís oyó una voz que le decía: "Ve y repara mi casa, que como ves está cayendo en la ruina." En una aparición, la Virgen María encargó a San Juan Diego para llevar un mensaje al obispo de construir una iglesia en la colina del Tepeyac en México.

Estas por supuesto, son sólo tres de los muchos ejemplos notables de personas que han recibido llamados y los han seguido a pesar de las dificultades y desafíos que implica. Aun tan poderosas que eran esos llamados aun así tenían dudas, incertidumbres, incomprensiones y dificultades para responder.

Moisés cuestionó a Dios, preguntando "¿Quién soy yo?" y dudando de su propia capacidad a pesar de que estaba viendo a Dios en un arbusto ardiente. San Francisco de Asís pensó equivocadamente que su llamado era reconstruir la iglesia de San Damián, con piedra y mortero. Juan Diego le rogó a María diciéndole que mejor "alguno de los nobles, estimados, que sea conocido, respetado, honrado, le encargues que conduzca, que lleve tu amable aliento, tu amable palabra para que le crean. Porque en verdad yo soy un hombre del campo... "

Como Promotor Vocacional para Glenmary Home Missioners, Aun no he hablado con alguien que haya tenido una experiencia tan dramática como cualquiera de ellos. Pero he hablado con muchos hombres que han sentido que están siendo llamados por Dios para algo. Sus llamados no podrán provenir de un arbusto ardiendo o visiones o apariciones, pero cada uno de estos hombres ha experimentado un llamado, una inquietud, un impulso suave en el interior, una necesidad para vivir más profundamente, un deseo de servir. Este llamado inevitable lleva a otras preguntas: ¿Quién soy yo? ¿Por qué se me esta llamando? ¿Cómo puedo servir a Dios y a donde?

Se necesita tiempo para encontrar las respuestas a estas preguntas y a aquellos que están determinados a seguir. La búsqueda de estas respuestas es un proceso a menudo llamado Discernimiento. El discernimiento es el proceso de descubrir, en gran parte a través de la oración, las respuestas en la forma en que Dios nos llama a vivir y a amarlo a él. La oración es la forma más esencial de descubrir quiénes somos y por qué Dios nos está llamando. La oración toma muchas formas: la oración en comunidad, tales como la participación regular y frecuente en la Misa y los sacramentos; y oración personal, como adoración a la Eucaristía, rezando el rosario, rezar Liturgia de las horas, y la meditación de la Escritura. Leyendo libros sobre la vida de los Santos puede permitir que el lector pueda reconocer sentimientos similares en su propia vida. Y hablar de esos sentimientos con un sacerdote, hermano o monja que probablemente sintió un llamado similar podría ayudar al individuo a interpretar las implicaciones de su propio llamado.

El proceso de discernimiento puede convertir la vida de una persona al revés. Él puede sentir incertidumbre y no sabe qué camino tomar. Su plan original puede cambiar ya que Dios lo está llamando a una vida inesperada diferente. Pero el proceso también puede ser un momento alentador cuando muchas posibilidades se abren. El discernimiento en la oración puede ayudar a guiar sus otras decisiones tales como qué clases tomar cuando entra a la universidad, puede guiarte a un proyecto de servicio, puede abrirle a una posición de liderazgo en la parroquia, o pueden ayudarle a darse cuenta de los regalos que le tiene que ofrecer a Dios y a sus vecinos. Además, este proceso probablemente le permita conocer a otras personas que han experimentado el mismo tipo de llamado.

Un proceso de discernimiento saludable ayudara a la persona a crecer más a gusto consigo mismo. Y sobre todo, este proceso le permite crecer más cerca de Dios y sentir el amor de Dios en su vida.

En algún momento, si estas discerniendo, tu pregunta no será, "¿Cómo sé si Dios está llamando?" sino "¿Cómo es que Dios me está llamando?"

Si desea más información acerca de Glenmary Home Missioners o le gustaría hablar con alguien sobre cómo seguir su llamado a ser misionero, puedes llamar a 513-881-7494, o pónganse en contacto con nosotros a través de nuestro sitio Web, o envía un e-mail, o ponte en contacto a través de Facebook.

También puedes leer las columnas anteriores por el Hermano David en el sitio Web de Glenmary.