Los Zapatos de un Misionero

Posted: 10/29/2013

"Si los zapatos te quedan, póntelos."

¿Has examinado alguna vez los zapatos de la gente? Tengo una teoría desde hace mucho tiempo que los zapatos dicen mucho de una persona- joven o viejo, rico o pobre, con estilo o practico, un trabajador que está detrás de un escritorio o uno Glenmary Padre Dan Dorseyque permanece de pie todo el día, un trabajador de construcción o uno que trabaja en el banco. Los ojos pueden ser el espejo del alma, pero los zapatos de un individuo revelan su personalidad.

Mi teoría tiene sus raíces en la década de 1980, cuando vivía en el corazón de Roma por dos años cerca de la Fuente Trevi. Todas las tardes un amigo y yo solíamos tomar un descanso de nuestros estudios, caminábamos a la fuente, bebíamos capuccino, veíamos a los turistas, y tratábamos de adivinar de qué país de origen era cada persona basándonos en los zapatos.

Yo estimaría que el 80 por ciento del tiempo estábamos en lo correcto. Cada país parecía tener su propio estilo de zapato. Con el paso de los meses nos hicimos aún más expertos a esta diversión en la tarde.

Yo predigo que si hoy conocieras aun misionero de Glenmary y vieras sus zapatos, te darías cuenta que están bien usados y bien gastados, con lodo o tierra en los lados y en la área de los talones. Esos son los zapatos de un misionero- que revela primero y ante todo, que esta persona está en medio del pueblo.

Una experiencia en la misión para alguien que esta discerniendo el llamado al ministerio de Glenmary, aunque sea un fin de semana de "vengan y verán" visita a los misiones, o una estancia más larga- es muy parecido como tratar de probar los "zapatos" de un misionero. Aunque la respuesta no puede ser definitiva al principio, tú serás capaz de darte una idea de experiencia acerca si los zapatos te quedan. ¿Son demasiado grandes o pequeños? ¿Muy apretados o muy flojos? ¿Muy llamativos o monótonos? Estas son preguntas importantes cuando te pruebes los zapatos de un misionero de Glenmary.

Los zapatos de Glenmary vienen en muchos estilos, formas y colores pero tienen temas comunes: estar en medio del pueblo, estar en el servicio, ver cuáles son las necesidades y responder a ellas, y llegar a la gente que se encuentra en el margen.

Algunos podrían señalar que una persona puede ordenar los zapatos por medio de un catalogo o incluso comprarlos en línea. Pero creo que tendrías una mejor idea si te los pruebas en persona. De esa manera puedes caminar y ver como se sienten.

¿Cuáles son algunas de las experiencias que puedes esperar durante una larga estancia de misión? Puede incluir acompañar a un misionero de Glenmary a un campamento de inmigrantes, ayudar con alguna escuela bíblica; visitar confinados o visitar algún asilo para ancianos y visitar a los pacientes; asistir al servicio de alguna iglesia local el miércoles por la tarde; ayudar en algún dispensario de comida local; llevar a alguien al médico, enseñar una clase de educación religiosa; visitar a los feligreses en sus hogares, y más. La lista es variada y única para cada ajuste de misión, pero es seguro que al final del día los zapatos que usa un Glenmarian estarán bien usados y un poco sucios.

El ministerio misionero de Glenmary es muy único, y la mejor manera de entenderlo es no sólo leer sobre ello, pero tener experiencia de primera mano. Algunas de las características de nuestra misión son que se encuentran en ciudades pequeñas (aproximadamente 3,000 habitantes) y áreas rurales donde hay pocos católicos, pequeñas comunidades católicas (50-75 personas) y una alta tasa de pobreza.

Así que ¿Por qué no programar una experiencia de misión como parte de tu proceso de discernimiento? ¡Es la mejor manera de ver si los zapatos te quedan!

Puedes leer más sobre el Padre Dan Dorsey y su ministerio como promotor de formación de Glenmary.