¿Cual es el siguiente paso?

Brother David Henley Glenmary Home Missioners Vocation Director"En tus manos Señor, en tus manos siempre estamos, Señor, siempre estamos."

Recientemente, mientras yo he estado hablando con los que están discerniendo su vocación, la letra de la canción "en tus manos" de Roger Hernández aparece en mi mente. Aunque no estoy normalmente inclinado musicalmente, creo que la letra de la canción les habla a aquellos que sienten su llamado vocacional. Como dice la canción, a veces los discernidores sienten que tienen que "navegar mares" o "cruzar desiertos". Pero a medida que el refrán nos recuerda, no importa en qué etapa del proceso del discernimiento una persona está experimentando, Dios siempre está con nosotros y que nos lleva en los momentos más difíciles en sus manos amorosas.

La Oficina de Vocaciones de Glenmary habla con muchos hombres acerca del ministerio de misión de Glenmary, entendiendo que cada uno está en una etapa diferente de discernimiento. Algunos que me han contactado han estado discerniendo su vocación por algunos años, mientras que para otros la posibilidad de una vida religiosa es algo nuevo. Algunos están listos para participar en una experiencia de "vengan y verás", y otros prefieren primero, ser visitados por un miembro del equipo de vocación. He leído varias descripciones que clasifican las etapas del discernimiento con etiquetas como "recopilación de información"," inquirir", "compromiso", y "confirmación", pero en todo el proceso de discernimiento hay algunas etapas constantes: la oración, el preguntar y hablar con los demás son algunos que se me vienen a la mente.

En primer lugar, existe la necesidad de oración en cada etapa de discernimiento. Para que una persona pueda discernir bien, tiene que escuchar la voz de Dios. Para ello tiene que apagar la computadora, poner el teléfono en silencio y quitarte los audífonos. En el silencio, él puede hacerte las preguntas y comenzar a escuchar las respuestas.

En el libro del Antiguo Testamento de los Reyes, el profeta Elías oyó la voz de Dios, mientras estaba en el Monte de Horeb-no en el viento, ni un terremoto, ni en el fuego pero en el silencio. Fue en el silencio, donde oyó la pregunta: "¿Qué haces aquí, Elías?" El mejor ejemplo de la oración silenciosa es en los Evangelios, específicamente el discernimiento en silencio de Jesús por durante 40 días en el desierto, antes de comenzar su ministerio terrenal.

A lo largo del discernimiento el individuo debe de hacer preguntas, aunque la espera de las respuestas a veces puede ser difícil. El interrogador tiene que confiar en Dios en que va a encontrarlas, a veces en lugares más inesperados. Algunas de las preguntas clave de discernimiento son:

  • ¿Qué estoy realmente buscando en mi vida? Si Dios quiere que yo sea feliz, ¿dónde puedo encontrar esa felicidad con Dios?
  • ¿Es la vida sacerdotal atractivo para mí? Si es así, ¿Por qué?
  • ¿Es la vocación a la hermandad religiosa adecuada a mi personalidad y dones? ¿Cómo?
  • ¿Estoy buscando en obtener algo para mí, o lo que realmente quiero es dar de mi mismo al servicio de los demás?
  • ¿Qué comentarios han dicho otros de mí que son señales positivas que estoy llamado a una vocación religiosa?

Antes de mi discernimiento me guió a unirme a Glenmary Home Missioners, llamé a promotores vocacionales en tres comunidades religiosas para hacer preguntas acerca de sus comunidades y de mi vocación. En ese tiempo no había tanta información disponible en el Internet, y hablar con estos directores fue la mejor manera de obtener información sobre las comunidades. Incluso con toda la información en el Internet hoy en día, aun sigo pensando que las conversaciones con los promotores vocacionales son la mejor manera de aprender sobre las comunidades que te interesan. Y estas personas no te van a pellizcar o te van a forzar a que te unas a sus comunidades.

Finalmente, el discernidor llega a la etapa del proceso de solicitud. Si estas discerniendo para unirte a Glenmary Home Missioners, una diócesis u otra comunidad, tendrás que reunir ciertos documentos con el fin de aplicar. Estos elementos incluyen registros de bautismo y confirmación; expedientes de sus estudios, secundarias y universidades que asistieron; y referencias de su párroco y otras personas. Otro paso importante en el proceso de la solicitud es escribir una autobiografía espiritual, pero esta tarea se puede empezar ahora. La escritura en realidad te puede ayudar a clarificar donde estas siendo llamado.

El proceso de discernimiento es sólo eso, un proceso. La persona a veces puede sentirse abrumado, pero con la ayuda de Dios no va a distraerse demasiado lejos de Dios. Como dice la letra tranquilizadora de la canción "en tus manos".

Si vamos los llanos cruzando, vamos pisando de tu piel; si por los mares navegamos y los desiertos cruzamos, por la extensión de tus manos vamos también.

Si desea obtener más información acerca de Glenmary Home Missioners o le gustaría hablar con alguien acerca de las etapas del discernimiento que puedas estar experimentando, puedes llamar al 513-881-7494, contáctanos a través de nuestro sitio Web, envíe un e-mail, o ponte en contacto a través de Facebook.

También puedes leer columnas anteriores por el Hermano David en sitio Web de Glenmary.