El Pastor y los feligreses construyen la Comunidad

Posted: 9/7/2013

Glenmary Padre John BrownDespués de liderar la misión de Swainsboro, Georgia, durante seis años, hasta que fue devuelta a la diócesis de Savannah para continuar con su cuidado pastoral, el Padre John Brown viajó cerca de 200 kilómetros por carretera en Enero de 2013, para iniciar un nuevo pastorada de Glenmary en Blakely, condado ubicado en Early County, Georgia.

"Siempre es difícil dejar a la gente que conozco y amo", dice. "Pero ha sido emocionante el llegar a un nuevo lugar y servir a Dios y al pueblo de Dios."

Él también está sirviendo como ministro sacramental en la nueva misión de Glenmary cerca del condado de Randolph, dirigida por la coordinadora pastoral Susan Sweet. Además, estará llevando a cabo el ministerio de asistencia en los condados colindantes de Miller y Clay, donde no existe presencia católica.

La misión de la Sagrada Familia del Padre John en Early County fue asistida por los Siervos Misioneros de la Santísima Trinidad por un gran número de años antes de que la diócesis pidiera a Glenmary el asumir la responsabilidad este año. Al hablar con los feligreses, se dio cuenta de que su objetivo principal debía ser el "trabajar con ellos para construir una comunidad activa, comprometida, unida y eucarística, que también pudiera llegar a la comunidad en general."

"He quedado impresionado por la esperanza de los miembros en nuestra misión, el deseo y la voluntad de intentarlo", dice. Su diversa congregación incluye anglosajones, latinos y personas de ascendencia vietnamita, filipina y de la India. Aproximadamente 1 por ciento de los residentes del condado son católicos y casi el 30 por ciento de la población total del condado vive por debajo del nivel de pobreza nacional.

A través del enfoque de alcance del Padre John, la asistencia a Misa el Domingo ha ido a la alza, de 20 a 30 personas asisten a Misa en Inglés y de 30 a 45 asisten a Misa en Español. Los feligreses latinos, por ejemplo, se han sentido muy bien recibidos por su nuevo pastor, quien habla español fluido y siempre está dispuesto a conversar y ayudar, y está ofreciendo nuevas oportunidades de formación en la fe. De hecho, 15 católicos latinos de otro condado están viajando de 25 a 40 minutos solo de ida a Blakely, para asistir a Misa los Domingos.

El nuevo programa de educación religiosa de la misión, ha traído consigo nueva vida y un aumento de unidad a esta comunidad—al igual que cenas de traje periódicas y otras actividades misioneras.

"A principios de este año, los feligreses comenzaron a pedir educación religiosa", dice el padre John. "Así que inscribimos estudiantes y preparamos a seis catequistas voluntarios." Durante siete semanas en primavera, 30 jóvenes menores de 18 años participaron en clases cada Domingo entre las Misas, y cuatro adultos latinos tomaron estudios bíblicos. "Nos fue muy bien y vamos a seguir este otoño. Llevar a cabo el programa RCIA también está entre nuestros proyectos."

"Otro evento nuevo de la misión, que se organizó rápidamente, fue la primera Escuela Bíblica en Vacaciones (VBS por sus siglas en Inglés) en Junio, con la participación de 25 niños y 12 adultos durante la semana. "Fue una muy buena experiencia y un gran esfuerzo de cooperación", dice, "con la ayuda de un seminarista de Glenmary, un sacerdote y un diácono del condado de Decatur, Georgia, y un sacerdote de Florida."

El Padre John cree firmemente en la construcción de una red de cooperación mutua entre las iglesias católicas de la región. Se ha puesto en contacto con las parroquias en las inmediaciones de los condados de Georgia y Alabama: ellos ahora saben que pueden recurrir a él, y él puede recurrir a ellos. "Tenemos que darnos cuenta que no estamos solos", dice. "Necesitamos la ayuda de los demás."

Él continúa orando sobre muchos otros planes y posibilidades. Por ejemplo, él espera fortalecer aún más las relaciones entre los miembros de la misión, establecer un consejo de asuntos económicos, incrementar la educación de adultos, iniciar un grupo de jóvenes activos, y comenzar a impartir clases de Inglés como Segunda Lengua (ESL). "Todos estos planes dependen del Espíritu Santo y la gente", dice. Mientras tanto, los feligreses dan su tiempo y su talento ya que ayudan a la función de la misión día a día.

El anima también a los miembros de la misión a evangelizar y llegar a toda la comunidad en general. "Yo les dije que no puedo prometer que, si damos testimonio de lo que creemos, habrá 100 personas más en nuestra Iglesia dentro de dos años; pero puedo prometer que habrá cientos más que pensarán mejor sobre los católicos y sabrán más sobre la fe católica."

Él dice que es particularmente importante el llegar a los afroamericanos del condado, que constituyen el 49 por ciento de la población. Cuando hubo una celebración del Día de Martin Luther King Jr. en una Iglesia del condado de Blakely en Enero, el Padre John y tres feligreses de la Sagrada Familia fueron los únicos blancos que se encontraban ahí. Incluso le pidieron que dirigiera unas cuantas palabras.

Recientemente, el paró mientras viajaba en su bicicleta, en una Iglesia afroamericana donde la gente estaba cargando alimentos y ropa para distribuirlos entre los residentes locales más necesitados. De inmediato les ayudó con el trabajo ese día, y "va a animar a los miembros de nuestra misión a ofrecer sus servicios como voluntarios ahí." También ha comenzado a donar ropa a una tienda de caridad y planes de sugerir a los feligreses a hacer lo mismo.

Como miembro del Club Rotario desde 1987, el Padre John fue recientemente invitado por la sección del condado de Blakely a ser su capellán y director de servicio a la comunidad. Además, ha hecho conexiones con algunos ministros de otras confesiones y tiene planes de ayudar a iniciar una asociación ministerial local muy pronto: "Espero que con la gracia de Dios, podamos ponerla en marcha"

Otro medio que ha utilizado para llegar a la gente es el periódico local. Él escribió un artículo sobre el cónclave papal de este año el cual fue muy bien recibido y ha sido invitado a escribir más obras relacionadas con la fe para este otoño. Además de esto, están sus muchos ministerios individualizados—ayudando a personas con diversos problemas en su vida cotidiana. "Rezo para que Dios me siga bendiciendo al igual que a la gente aquí ", dice el Padre John,"a medida que construimos nuestra comunidad misionera y tratamos de hacer la obra de Dios."