El rostro cambiante de los hermanos religiosos

Posted: 7/8/2013

Glenmary Hermandad
El rostro de la hermandad religiosa ha cambiado en las últimas cuatro décadas. Antes del Vaticano II, algunos hermanos sirvieron como educadores, otros como constructores y cocineros para atender a las necesidades domésticas de sus respectivas comunidades.

Hoy en día, las oportunidades ministeriales para los hermanos para servir a la Iglesia, el pueblo de Dios, y sus comunidades están amplificando continuamente y ahora incluyen profesiones en evangelización, educación, atención a la salud, trabajo social, al oficio, las artes y más.

Pero el rostro de la hermandad no es lo único que ha cambiado, el número de hermanos que sirven en los Estados Unidos hoy en día es un poco más de 4,500 en comparación con más de 12,000 en 1965.

Estas cifras decrecientes han llevado a que las conferencias religiosas nacionales unan sus fuerzas. Líderes y representantes de Religious Brothers Conference (Conferencia de Hermanos Religiosos), Conference of Major Superiors of Men (Conferencia de Superiores Mayores de Religiosos), Religious Formation Conference (Conferencia de Formación de Religiosos) y que National Religious Vocation Conference (La Conferencia Nacional de Vocaciones Religiosas) se reunieran en Noviembre del 2012 para pensar en maneras para mejorar y promover la vocación a la hermandad y para encontrar maneras de revertir la tendencia de las cifras disminuyentes.

El hermano de Glenmary, Jack Henn—quien asistió a la reunión el pasado Noviembre y actualmente se desempeña como segundo vicepresidente de Glenmary—se le dará tareas similares cuando asuma la presidencia de la RBC en julio. Según la declaración misionera de la conferencia, la organización nacional de los hermanos religiosos es trabajar para "promover una toma de conciencia y el llamado de hermandad en la iglesia y en la sociedad".

Mientras él reconoce que los participantes en la reunión de noviembre, que ahora se reconoce como el "Brothers Think Tank", (el tanque de pensamientos de la hermandad), saben que están enfrentando a una "batalla en subida", pero añade que se siente alentado por sus esfuerzos.

"Esta es la primera vez que todas las grandes conferencias en los Estados Unidos se reúnen como un solo cuerpo para enfrentar la cuestión de la decadencia del número de hermanos y para encontrar maneras de promover la hermandad como una vocación". Reuniones futuras también incluirán a representantes de las principales órdenes religiosas que incluyen hermanos como miembros.

Uno de los retos que enfrentan aquellos que promueven la hermandad religiosa es que los hermanos no siempre están en el ojo público. El Hermano Jack dice, "Los hermanos normalmente no son auto-promotores y no suelen ser muy visibles en sus ministerios".

"Para que la gente-incluyendo a los hombres que están discerniendo una vocación- entienda mejor la hermandad, el trabajo de los hermanos tiene que pasar de ser invisible a visible. Eso es lo que espero que podamos empezar a realizar desde el RBC y el Brothers Think Tank".

Los hermanos religiosos católicos son miembros profesos de órdenes religiosas que dedican su vida a servir a los demás, que viven en la comunidad y utilizan sus dones y talentos para fomentar los diversos carismas de sus órdenes.

Pero definir el ministerio de un hermano es difícil.

El hermano Jack, que ha sido parte de Glenmary durante 37 años, no puede contar el número de veces que le han preguntado- por los católicos y no católicos—que defina su vocación y ministerio. Él dice que esas preguntas se hacen la mayoría de los hermanos.

"Definir este ministerio de una sola manera no es posible", dice el hermano Jack. "Esa es la belleza de la hermandad. Es una vocación que permite a los hombres a usar sus diversos dones y talentos que Dios les ha dado y crear ministerios basados en esos dones y talentos. Las oportunidades son ilimitadas".

Ese es el mensaje que el Hermano David Henley comparte con aquellos que preguntan sobre la vocación misionera de Glenmary, el sacerdocio o a la hermandad. Como promotor vocacional, se encuentra con indagadores que no hacen tantas preguntas acerca del sacerdocio misionero como lo hacen de la hermandad.

"Yo les digo a los interesados en servir con nosotros que dentro de Glenmary hay muchas opciones ministeriales para servir las misiones de los EEUU", el comenta. "Algunos candidatos me dicen que quieren vivir en una comunidad y servir a los pobres, pero no como sacerdotes. La hermandad es una manera de que pueden responder al llamado vocacional y servir al pueblo de Dios en las misiones nacionales".

El Hermano David está en una posición muy única. Es un hermano que actúa como promotor vocacional para una comunidad religiosa de sacerdotes y hermanos. Típicamente un sacerdote sirve en una posición como tal.

El es "un maravilloso testimonio de la hermandad", dice el hermano Jack. "El Hermano David aporta visibilidad a la hermandad en sí, y a la hermandad de Glenmary en los muchos eventos que asiste. Creo que cuando los hombres lo conocen y lo escuchan hablar acerca del sacerdocio misionero o de su vida como hermano, los atrae a las posibilidades de servir en Glenmary".

Cuando el Padre William Howard Bishop fundó Glenmary en 1939, el creó intencionalmente una sociedad mixta de sacerdotes y hermanos. Los sacerdotes eran los encargados de servir en las necesidades sacramentales y misioneras que se encuentran en los condados de misión mientras que los hermanos realizaban el trabajo manual.

Pero la hermandad en Glenmary ha evolucionado a través de las décadas. Los primeros hermanos en Glenmary, eran expertos en carpintería, plomería, y otros oficios.

Esa fuerza de talentoso trabajo finalmente llevó a la formación de la tripulación de Hermanos constructores, cuyos miembros fueron los responsables de la construcción de numerosos templos, curatos y salones parroquiales.

Los cambios en la Iglesia Católica en la década de 1960 permitió que los hermanos y a los que persiguen hermandad que tomen una amplia gama de clases académicas y de teología y se concentren en otras áreas de estudio.

"Glenmary adoptó plenamente esta evolución:" El Hermano David dice, "y nuestros hermanos expandieron sus ministerios al comenzar a servir en las misiones como enfermeros, trabajadores sociales, contadores y trabajadores de oficina."

Hoy en día, esa evolución continúa. Por ejemplo, el hermano Levis Kuwa, miembro profeso temporal, un día servirá las misiones como enfermero registrado. Actualmente cursa sus estudios en la Universidad de Cincinnati.

"Las personas que viven en nuestros condados de misión tienen una falta de recursos disponibles", él dice, "incluyendo recursos médicos." En el pasado, los hermanos de Glenmary con antecedentes en enfermería han abierto clínicas gratuitas, brindado atención médica a domicilio y trabajado en asilo de ancianos.

"Espero que mi presencia signifique aquellos que viven en zonas de misión que necesitan atención médica inmediata y no tendrán que viajar más de 160 kilómetros de ida y vuelta para llegar a el médico más cercano", dice el hermano Levis.

"No estoy seguro de cómo voy a servir o adonde mi ministerio me lleve, pero sé que hay una necesidad urgente en nuestras misiones, y espero que mis habilidades pueden aliviar esa necesidad de alguna forma. Quiero hacer una diferencia positiva en las vidas de las personas".

En la última década, cuatro hermanos se han ingresado a la sociedad y dos sacerdotes han sido ordenados. Diez hombres se encuentran actualmente en formación y se espera que varios hombres nuevos ingresen al programa de formación este año.

"Este es un momento muy emocionante para Glenmary", comenta el hermano David. "Estoy agradecido de que hemos sido y seguimos siendo bendecidos por la guía del Espíritu, tanto en nuestro trabajo y en los corazones de aquellos que están discerniendo una vocación dentro de Glenmary".

El hermano Jack espera que la tendencia positiva que se inició en Glenmary eventualmente se demuestre también en los números nacionales. Con ese fin, los miembros del Brothers Think Tank continuarán el desarrollo y la implementación de un plan de relaciones públicas para lograr una mayor conciencia de la vocación.

Como presidente de la RBC, el Hermano Jack espera animar a los miembros a convertirse en auto-promotores para que, de esa manera, otros puedan ver y apreciar la belleza de la hermandad-y tal vez quieran compartir esa belleza, dedicando su vida a la vocación.


Tanto el hermano Jack y el hermano David comparten fácilmente la belleza espiritual y ministerial que han encontrado como hermanos en Glenmary con aquellos que conocen.

"Ser un hermano en Glenmary es la respuesta a la llamada que sentí cuando era joven, de dedicar mi vida a servir a los demás", dice el hermano Jack. "He sido capaz de utilizar mis dones de una manera que yo nunca soñé ayudando tanto a la comunidad Glenmary y aquellos a quienes servimos".

El Hermano David ha sido capaz de vivir su llamado vocacional "con los hombres que comparten los mismos ideales y valores, al servir a las misiones de los Estados Unidos.

"Hace veinte años, yo no sabía que Dios me había bendecido con el don de aprendizaje de idiomas y que iba a usar ese don para servir mejor a los católicos de habla hispana y todos aquellos en nuestros condados de misión.

"Nunca me imagine que iba a dirigir el programa vocacional de Glenmary. Pero se me ha dado la oportunidad de hacer ambas cosas. Mi vida como un hermano Glenmary sigue siendo más gratificante de lo que jamás podría haber imaginado".


Este artículo apareció originalmente en la edición de verano de 2013 del Glenmary Challenge. El Glenmary Challenge es la revista oficial de Glenmary Home Missioners, Misioneros católicos a América rural.