Ser un Hermano o un Sacerdote de Glenmary

"Sabemos que Dios dispone todas las cosas para bien de los que lo aman, a quienes él ha escogido y llamado". —Rom. 8:28

Brother David Henley Glenmary Home Missioners Vocation DirectorComo promotor vocacional de la comunidad de Glenmary, hablo con muchos jóvenes sobre la vida religiosa. Las preguntas que me hacen con mayor frecuencia son: "¿Por qué te hiciste hermano y no decidiste estudiar para ser sacerdote?" "¿Cuándo te van a ordenar?"

Creo que la pregunta fundamental es en realidad, "¿Cuál es la diferencia entre un hermano y un sacerdote?" A la que yo respondo cómicamente: "La diferencia es que los hermanos hacen todo el trabajo y a los sacerdotes les dan todo el crédito". Pero honestamente, en Glenmary, tanto los sacerdotes como los hermanos, llevamos a cabo una gran cantidad de tareas en las misiones, y no lo hacemos para nosotros, sino para alcanzar un bien mayor. Lo hacemos porque "el amor de Cristo nos obliga" (2 Cor. 5, 14). Nuestro llamado es ser misioneros primero, y luego, dentro de ese llamado, algunos de nosotros servimos como hermanos y otros como sacerdotes.

Mientras que algunas comunidades religiosas cuentan solo con sacerdotes o solo hermanos, Glenmary Home Missioners es una comunidad mixta, en donde todos hacemos la misma promesa de vivir una vida de pobreza, castidad, obediencia y oración. Donde nos vemos a nosotros mismos como misioneros, dedicados a trabajar y vivir sirviendo en la Tierra de Misión de los Estados Unidos de América.

Entonces, ¿Cuál es la diferencia?

Los sacerdotes son ordenados como miembros de la comunidad, y tienen un papel distintivo como ministros sacramentales dentro de la Iglesia. A menudo los vemos como quiénes celebran la Eucaristía, bautizan, son testigos de bodas y llevan a cabo otros ministerios sacramentales.

En cambio, los hermanos no somos ministros ordenados. Es por ello, que nuestro papel no está tan definido como el de los sacerdotes. A lo largo de historia de la Iglesia, los hermanos han servido en varios ministerios incluyendo vida contemplativa y trabajos manuales. Los hermanos de Glenmary combinamos nuestras vidas de oración con distintos ministerios apostólicos activos.

Yo pienso, particularmente, que los hermanos de Glenmary nos hemos definido muy a menudo como "los hermanos de todos", y hemos servido en una gran variedad de ministerios, en los cuales nos hemos enfocado haciendo presencia con la gente de las misiones para servirles en sus necesidades.

El hermano Jack Henn dijo en una ocasión refiriéndose a los hermanos de Glenmary: "A través de nuestra presencia, aportamos una perspectiva de la Iglesia y de hermandad a las personas que nunca han conocido a un católico, y mucho menos a un hermano religioso."

A lo largo de la historia de Glenmary, muchos hermanos han formado parte del equipo de trabajo en la construcción de Iglesias y salones parroquiales; otros han trabajado como carpinteros en la construcción y renovación de viviendas bajo distintos programas orientados a familias de bajos recursos en nuestras áreas de misión. Es por ello, que algunas veces, la gente suele ver a los hermanos de Glenmary como constructores, que en ocasiones es el caso de algunos de ellos, pero esta no es la imagen completa.

Glenmary también tiene hermanos que son ministros en parroquias, catequistas, maestros, enfermeros, trabajadores sociales, intérpretes y mucho más. De hecho, los hermanos tienen un poco más de libertad en las áreas ministeriales, permitiéndoles así usar sus dones para servir en distintas maneras.

Creo que la principal diferencia entre sacerdotes y hermanos radica en que son vocaciones muy diferentes: algunos han sido llamados al sacerdocio y otros a ser hermanos. Debido a que en los Estados Unidos existen cerca de 40,000 sacerdotes y solamente alrededor de 5,000 hermanos, es más probable que los católicos de los Estados Unidos, estén más familiarizados con los sacerdotes y su trabajo.

Cuando la comunidad de Glenmary habla de las misiones y de la necesidad tan grande que existe en "La tierra sin sacerdotes de los Estados Unidos" también esta hablando de "La tierra sin hermanos de los Estados Unidos". Por lo tanto, al orar por más vocaciones al servicio de la Iglesia Católica y las misiones, no olvidemos el orar por más hermanos y hermanas religiosos.

Los sacerdotes y hermanos de Glenmary se ofrecen a llevar una vida de servicio y a compartir sus dones con la gente en la Tierra de Misión de los Estados Unidos de América. Si en estos momentos te encuentras discerniendo una vocación a la vida religiosa y deseas saber más sobre los sacerdotes y hermanos, ponte en contacto con nuestra Oficina Vocacional: dhenley@glenmary.org +1-513-881-7494.